Buscar
  • Mar Martínez Ricart

¿Tienes una guerra en tu interior?

Impostora, ¿Conoces la Hiperexigencia? Es uno de los rasgos de las personas con Síndrome de la Impostora. Se caracteriza por creer como única opción dar la mejor versión de ti en todos los aspectos de tu vida.

En sí, dar la mejor versión de ti no es malo, pero ¿Qué ocurre si es la única opción que nos permitimos? Ocurre que esto, sumado al Síndrome de la Impostora hace que nos desvalorizemos constantemente. No valoramos nuestros logros, los perdemos de vista, nuestra atención va dirigida solamente a aquello que no hemos alcanzado y entramos en un bucle de exigencia hacia nosotras mismas cada vez mayor. Los objetivos se vuelven día a día más inalcanzables y el camino para llegar a ellos cada vez es más tortuoso.

“Si yo no soy lo suficientemente buena, si lo van a descubrir, tengo que intentar ser la mejor versión de mi misma y eso significa que si cometo un solo fallo ya no tengo validez y si he pedido ayuda para alcanzar el objetivo ya no tiene valor mi aportación”.

Vivir en esta lucha constante no nos permite tener momentos de paz, nos resta tiempo de ocio y la ansiedad, el insomnio y los estados de alerta físicos se apoderan de nosotras.

Impostora, quizás en tu infancia sentiste que nadie daba valor a aquello que tú conseguías o hacías, hoy es tiempo para que tu yo adulta reconozca y se enfoque en todo lo que has conseguido, en ver que a día de hoy tu entorno si da valor a tus logros. Darte el valor que realmente tienes, entender que el camino es una parte tan importante como el objetivo y en él encontrarás senderos, compañeros, cuestas y paisajes preciosos.




90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo