Buscar
  • Mar Martínez Ricart

El perfeccionismo y su relació con el Síndrome de la Impostora

Actualizado: oct 15


¿Lo sabías? Ser muy perfeccionista puede ser un obstáculo cuando trabajamos para deshacernos de nuestras impostoras.


¿Por qué? Porque nos embarcamos en el proceso de trabajarnos y recuperar una buena autoestima con una mentalidad perfeccionista, con el ideal de “alumna perfecta”. Entonces, nos podemos encontrar con:


- Pensamientos como “estoy teniendo otra vez pensamientos de impostora, esto ya no me debería pasar” o “esto ya debería tenerlo superado”.

- Querer que el proceso sea lineal, recto, controlado y organizado (y rara vez los procesos terapéuticos van de esta manera).

- Focalizarnos solo en el resultado, en el objetivo final, sin apreciar el camino, el proceso, los pequeños logros y los pequeños pasos adelante.

- Empezar a catalogar comportamientos como “buenos” y “malos” y machacarnos si caemos en los malos, en vez de darnos permiso para equivocarnos, o ser compasivas con nuestro proceso de sanación.

La voz de nuestra impostora interior suele ser muy perfeccionista. En ocasiones nos dice:


- Que no debemos aceptar cumplidos.

- Que los logros que no son perfectos no son logros.

- Que si algo no sale perfecto, no es válido / no vale la pena celebrarlo.

- Que solo podemos concebir como “progreso” aquello que va de manera recta y organizada.


Cuando estos pensamientos predominen en tu mente, recuerda: el perfeccionismo no lleva al éxito, más bien al contrario. Trata de centrarte en:


- El progreso, no la perfección.

- Hacer la cosas que quieres hacer, sin obsesionarte por si salen o no perfectas.

- Aceptar los errores como parte importante del camino y del crecimiento.

- Tu validez no reside en tus errores; cuando cometes errores no te conviertes en un fracaso, sino en humana, como todas.



#elsindromedelaimpostora #impostorsyndrome #impostersyndrome #impostoras

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo